5 tips para estar relajada

And_relax

La fecha se acerca y aún faltan decenas de detalles para lograr tener la boda perfecta. El nivel de estrés aumenta: tu novio no ayuda, la suegra se mete todo el tiempo y tu mamá hace sugerencias que te ponen los pelos de punta. Entonces te preguntas: «¡¿Cómo me metí en esto?!» 

Cuando una toma una decisión tan importante como casarse, experimenta un nivel de ansiedad inusual. ¿Por qué? Porque eres feliz y eso te estresa. ¿Suena loco? Pues no lo es. A mayor felicidad, mayores niveles de serotonina, cortisol, adrenalina y dopamina inundan tu cerebro, y es como si estuvieras drogada. El desajuste químico no te permite pensar con claridad, así que elegir entre unas lilis o rosas blanca para el centro de mesa te resulta extremadamente complicado. Lo ves como un asunto de vida o muerte, cuando la realidad es que ambas flores son excelentes opciones. No es que tu novio sea insensible al tema floral, sino tque iene un mejor balance químico, ¿te das cuenta?.

Para mantener el nivel de estrés bajo y poder disfrutar la planeación de tu boda, toma en cuenta lo siguiente. Aunque resulte obvio, ponerlo en práctica requiere verdadera concentración:

1. Acepta que no existe la boda perfecta, pues siempre habrá algo que no salga exactamente como lo habías imaginado. De acuerdo con la psicología positiva, ser asertiva significa hacer la mejor elección con lo que tienes, sin importar la situación.
2. Antes de tomar cualquier decisión respira profundo. Cierra los ojos e intenta no pensar en nada, sólo inhala y exhala, aunque la vendedora te vea con cara de asombro. Aquí la que importa eres tú, no lo que digan los demás. Repite la operación tres o cinco veces, hasta que la respuesta surja por sí sola.
3. Haz una lista de prioridades en función de lo que es realmente importante: si la boda religiosa es el centro, enfócate en ello y deja a tu madre y suegra decidir sobre lo demás. Respecto a lo que es significativo y relevante para ti, NO PIDAS OPINIÓN. Toma tú la decisión y hazo sin culpa alguna. De acuerdo con la psicóloga Xóchilt González, el mayor estrés de las novias proviene de sus necesidad de complacer a todos… menos a ellas mismas.¿Cómo logras quitarte la culpa de encima? Si, por ejemplo, la comida es tu mayor preocupación, date el tiempo necesario de probar el menú con alguien que verdaderamente aprecie la buena comida, y delega lo demás. En cada decisión repite este mantra: «Hago esto porque me hace feliz a mí».
4. Por último, dejar el café es una buena opción mientras planeas tu boda, ya que éste eleva significativamente los niveles de cortisol, que disparan el estrés y te hacen acumular grasa en la cintura. —Y lo peor sería no entrar en ese precioso vestido, ¿no es cierto?—. Cambia por unos meses a té o infusiones de pasiflora, valeriana, frutas y manzanilla.
5. Besa a tu novio. Aunque no lo creas en cada beso aumentas los niveles de dopamina y serototina dos poderosas hormonas que mantienen a tu cerebro relajado. Besar evita las peleas y mantiene sana la relación.

 

 

 

 

5. Besar a tu novio. Aunque no lo creas los besos son la mejor forma de relajarte ya que producen altos niveles de serotonina y dopamina que actúan como motivadores químicos en tu cerebro, además evitas las peleas y mantienes una sana relación.

Tags:
, ,

Otros artículos